6 claves para aprender

Si eres un emprendedor o empresario, tendrás que monitorear las Tendencias. No me refiero solamente a estar al corriente como cualquier persona que le gusta estar actualizada y tener interesantes temas de conversación, me refiero a asimilarlas detenidamente para identificar cómo pueden afectar a tu negocio y aunque hacer esto no sea tan sencillo, si quieres tener éxito y sostenibilidad, tampoco es una opción.

El problema del análisis de tendencias es que casi siempre estamos tratando con terreno desconocido, con información incierta y en ocasiones, poco fiable. Existen muchas tecnologías e innovaciones popularizadas por grandes firmas económicas y “visionarios” que las promocionan como el santo grial, el “deber ser”, lo infalible; por esta razón podrías obsesionarte y quererlas para tu negocio, podrías pensar que sin ellas no tienes futuro. No obstante, muchas están pensadas para otros contextos y culturas o peor aún son “patrocinadas” solapadamente por intereses económicos que nada tienen que ver contigo.

Te doy un ejemplo, una tendencia firme es la inteligencia artificial (IA), esa tecnología que busca que nuestros aparatos y dispositivos “piensen” y puedan responder a nuestras necesidades, es decir, que resuelvan problemas, realicen tareas, nos sirvan y atiendan igual o mejor que un ser humano. Aunque los avances en este campo ya parecen de ciencia ficción (robots, drones, vehículos automáticos) sobre la IA existen toda clase de promesas así como de predicciones alarmistas que entusiasman a muchos y asustan a otros tantos, pero que todavía no están respaldadas y mucho menos al alcance de las masas. Debido a esto, si quisieras establecer cómo afecta específicamente la IA a tu mercado, tendrás que tener además de la información más cierta posible, la perspectiva correcta y la comprensión de los factores clave para poder tomar una decisión al respecto.

Vaya ¿la tarea es más complicada de lo que creías? Puede ser, pero tampoco te digo que seas un experto capaz de predecir detalladamente el futuro, esto ciertamente es imposible, lo que te planteo, es que con respecto a las Tendencias, debes ir más allá de la superficie, debes aprender a identificar tanto las señales como las amenazas y oportunidades que no son tan evidentes; debes procurar que tu negocio sea flexible y ágil para responder cuando sea necesario. Pero ¿Cómo puedes hacer esto?

Elementos claves para analizar tendencias

Existen aspectos sobre las tendencias a los que debes prestar bastante atención al momento de estudiarlas y establecer si afectan o no a tu negocio o emprendimiento y si representan una amenaza, una oportunidad o no tienen por qué quitarte el sueño. Estos elementos son:

  • El tipo de tendencia:

Distinguir entre tipos de tendencias es básico, hay emprendedores que se enfocan en el área tecnológica pero no es la única importante, las tendencias sociales, referidas a los cambios en las preferencias, los comportamientos, gustos o condiciones de las personas, muchas veces son más impactantes, pues pueden afectar tanto a tus compañeros de equipo, a tus proveedores y también a tus clientes, en otras palabras, a toda tu red. Te doy un ejemplo, hay una tendencia muy fuerte hacia un incremento de la necesidad de las personas de contar con mayor libertad y autonomía, esto sumado a una mayor competencia debido a la globalización (competencia entre personas y empresas) y facilitado por los grandes avances en el campo de la informática y las telecomunicaciones, ha provocado una marcada tendencia hacia el trabajo desde casa o freelance. Actualmente no puedes ignorar esta tendencia, si quieres contar con el mejor talento y que éste se quede, pero además, la misma te puede dar más posibilidades, puedes tener la gran oportunidad de reducir costos de sede o de acceder al talento que más te convenga o se adapte a tu visión. ¿No te parece genial?

Triunfalean Analizando tendencias

Fijarte en los tipos de tendencias también te dará una perspectiva más amplia, lo cual es muy importante para que no te pierdas ninguna oportunidad de innovación. Verás, muchas personas se enfocan únicamente en la innovación de productos, pero existen otros tipos de innovaciones, como en los canales de distribución, la comunicación, el diseño o los servicios adicionales inesperados, que pueden ser igual de efectivas o más potentes y valoradas por tus clientes. Por ejemplo, cuando Gillette dejó de centrarse en su “producto” las maquinillas de afeitar e innovó y pasó al “servicio” de reposición de cuchillas, el cambio en su relación con sus clientes fue enorme, ¿El resultado? Un incremento extraordinario en la cantidad y recurrencia de sus ingresos.

  • Tu contexto:

Para decidirte por una tendencia con potencial, para tomar acciones para prevenir o para no quedarte atrás, debes analizar si esto aplica para la cultura y el mercado en que te desenvuelves, te parecerá obvio pero existe gran cantidad de ejemplos que muestran que el sentido común no siempre está presente en los empresarios. No puedes simplemente ver un programa o leer una nota, que te explica cómo en china se le vende a las personas figuritas de sí mismos como pan caliente, y entonces tu salir inmediatamente a comprar tres impresoras 3D y material para el millón de pedidos que vas a tener; como ya sabrás la cultura asiática es muy diferente de la occidental, no te digo que esta idea no pueda calar en el mundo occidental, sólo te digo que fiel a la filosofía de Desarrollo de Clientes debes asegurarte primero.

  • El nivel de impacto y la urgencia:

Cada mercado es un submundo y tú debes conocer el tuyo, no es lo mismo vender ropa que productos financieros ¿Verdad? Entonces si por ejemplo, aparece una clara tendencia en tu país de aumento de la demanda en productos y empresas ecológicas, ambos pueden verse afectados, pero de forma distinta y también con diferente intensidad. Para el negocio de ropa habría un efecto en su materia prima y para el dedicado a productos financieros, en insumos como electricidad y papel, esto significa que para el primer caso, el efecto es más directo, más intenso y sobretodo más expuesto de cara al cliente, por lo que la presión es mucho mayor, en ese caso el empresario que vende ropa tendría que tomar cartas en el asunto.

En cambio para el caso de ventas de productos financieros, el sentido de urgencia es menor y aunque debería seguir vigilando dicha tendencia o mejor medir la opinión de sus clientes, puede incluso dejar pasar el asunto sin ver afectadas sus ventas. Ahora, si la tendencia no viene dada por los clientes sino porque cada vez más gobiernos en la región están promoviendo la ecología a través de sanciones e impuestos, la cosa cambia y ambos deberían tomar acción proactiva y adelantarse a la ley.

  • Las expectativas de tu cliente:

Como ya sabes, tu negocio debe estar concebido para ayudar a las personas, para solucionar problemas y dar valor. En este sentido, no sólo debes satisfacer a tus clientes en el ahora, de la mejor manera posible, debes también acompañarlos en su futuro. Para hacerlo debes Innovar, pero esa innovación no debe ser guiada por la novedad ni por las modas, debe ir en función de tu cliente. Por ello, conocer a tu cliente (incluso más que a ti mismo) es supremamente crucial, debes conocer sus gustos, su cultura, los lugares que frecuenta, los otros productos y servicios que compra, su opinión y expectativas sobre lo que el mercado está ofreciendo o que aún no le ofrece, y entonces sí, inspirarte en los casos de éxito de otros contextos (otros mercados o países) para adaptar aquellas tendencias que consideres le pueden aportar valor a tu cliente y renovar o innovar en tu Propuesta de Valor.

Aquí te doy un ejemplo ya emblemático en el mundo de los negocios, el caso kodak ¿Los recuerdas?

Triunfalean analizar tendenciasEste otrora gigante de los servicios de fotografía, fue incapaz de aprovechar su liderazgo y seguir la irreversible tendencia hacia el desarrollo de la fotografía digital, a pesar de que su misión rezaba “proveer a los consumidores con las soluciones necesarias para capturar, almacenar, procesar, generar y comunicar imágenes donde sea y cuando sea” Evidentemente como tantas misiones era solo retórica. En realidad Kodak estaba orientado a la rentabilidad y no al cliente, así que en lugar de querer cumplir sus expectativas, siguió buscando otras maneras de seguir siendo rentables explotando la misma tecnología ¿El resultado? Su declaración de quiebra para enero del 2012. Este caso te muestra también, cómo muchas empresas se quedan en la ya repetitiva “zona de confort” y desaprovechan excelentes oportunidades o fallan en su oferta hasta que ya es demasiado tarde.

  • Tus posibilidades:

El asimilar o aprovechar las oportunidades que las tendencias pueden representar, implica también nuevas necesidades. Normalmente existen barreras, limitantes o retos que debes superar para lograr tus objetivos, los cuales van a depender tanto de su magnitud como del cambio tecnológico que requieren, puede que necesites conseguir nuevas competencias, recursos, tecnologías o formas de trabajar y que también requieras mayores esfuerzos para mejorar tu capacidad de controlarla y hacerla evolucionar. Aquí cabe exponerte el caso de Ericsson y Nokia, que en 2004 querían ser los primeros en lanzar los teléfonos 3G, con sistemas innovadores como el comercio electrónico o la geo-localización, pero sus socios comerciales todavía no estaban preparados para apoyar dicha tecnología y no fue hasta el año 2007 que lograron obtener las primeras ganancias.

  • Tu oportunidad:

Como te había comentado, cualquier cambio en tu propuesta de valor debe ser primero validado por tus clientes, esto significa que si detectas que una tendencia pudiera mejorar dicha propuesta y tus clientes la validan, la misma debe ser asumida de forma gradual, oportuna y escalable: pasar de procesos analógicos a digitales oportunamente, en la medida de las necesidades de tu cliente y del crecimiento del negocio, es el mayor regalo que te puedes dar a ti mismo como emprendedor, no se trata de dejar de evolucionar, pero sí de hacerlo de forma progresiva, flexible e inteligente.

Por ejemplo, la Eco-innovación es una tendencia orientada hacia cambios o mejoras en procesos y productos “más limpios”, una de las propuestas más prometedoras en este campo son los nuevos tipos de combustible, Volkswagen ha trabajado desde hace años en vehículos con propulsión eléctrica, también Tesla Motors desde el 2002, ha incursionado exitosamente con su propia tecnología patentada de vehículos totalmente eléctricos, los cuales ha empezado a comercializar masivamente, impulsando así un mercado en el que muy pocos creían. Imagínate la urgencia de aquellas marcas que no tomaron las medidas adecuadas, posiblemente están preocupadas porque pueden quedarse atrás. Con las tendencias, tú deberías comportarte como Volkswagen, asumirlas gradualmente, si es posible de forma paralela, sin incurrir en grandes costos de arranque, para aprovecharlas oportunamente, a la manera Lean.

Hasta aquí los aspectos que considero más relevantes, para la no tan fácil tarea de revisar las tendencias y sus posibles impactos. Con estos elementos, espero haberte dado bases y criterios útiles para que analices más profundamente aquellas que desees, sin necesidad de ser un experto. Recuerda que, para ser original, innovador y diferenciarte en tu emprendimiento, no solamente tienes que utilizar tu creatividad, inteligencia, experiencia y talento, debes también conocer y analizar las tendencias con la lupa de quien consigue oportunidades donde otros no las ven, pues es posible que en ellas consigas la inspiración que te ayudará a resolver los problemas de tus clientes, como nunca antes se habrían imaginado.

En Triunfa Lean apostamos por un desarrollo por y alrededor del cliente, esto significa que adoptar o crear innovaciones y tecnologías no debe tener sentido para ti, sino para tu cliente. El mundo está lleno de ideas geniales que incluso han sido patentadas, pero que no han encontrado un medio hacia su realización, principalmente por su falta de viabilidad económica, la cual tal como lo promueve la filosofía lean, se basa en la existencia de un mercado (o sociedad) que la valore y que esté dispuesto a pagar por ella. Una vez que encuentres un problema o una potencial oportunidad, si lo ves necesario asesórate de expertos, adapta tu negocio según lo requiera y ofrécela a tus clientes lo antes posible. De eso se trata, de ser inteligente, ágil y audaz para ser sostenible.

En próximas oportunidades estaremos analizando algunas tendencias y su posible impacto (Sí, también hablaremos de drones y robots). Si te ha parecido útil lo aquí planteado, si conoces otra manera o si solamente quieres comentar alguna tendencia que te llame la atención, espero tus comentarios. Seguramente al igual que yo te apasiona ver hacia dónde va el mundo para no perderte nada, estaré encantada de acompañarte y ver como triunfas, para eso estamos.

Adelante, triunfa, Triunfa Lean!!

Pin It on Pinterest